Fincas rústicas como inversión para esquivar la crisis

Fincas rústicas como inversión para esquivar la crisis
Durante años, invertir en el sector inmobiliario podía ser sinónimo de éxito. Comprar casas o fincas rústicas y venderlas un par de años más tarde podía hacer al inversor ganar incluso varios millones de pesetas. Pero llego la burbuja inmobiliaria y con ella la crisis y pretender hacer negocio en este sector es prácticamente asegurarse la ruina.
 En los últimos años, los precios de las viviendas han caído de media un 31%, lo que nos ayuda a hacernos una idea de la precaria situación en la que está inmerso el sector inmobiliario.Sin embargo, no todo son nubes negras. El único resplandor que se puede encontrar en el mundo inmobiliario tiene que ver con las fincas rústicas. Y es que, según el último informe de Tecnocasa del que ya hemos hablado en algunas entradas anteriores del blog, los precios de las fincas en venta únicamente se han reducido un 7%.
Por lo tanto, aquellos inversores que se dedicaban de forma prácticamente profesional al sector inmobiliario y estos años se han visto abocados al fracaso de sus negocios a causa de la crisis pueden encontrar la solución empezando a mirar los anuncios de «vendo finca». Obviamente no se trata de ninguna solución mágica, la crisis está ahí para todos y no por entrar en el negocio de las fincas rústicas se va a salir de ella. Pero sí es cierto que dentro de la ruina inmobiliaria este tipo de inmuebles está aguantando mucho mejor el tipo.
Además también hay que tener en cuenta que los precios de las fincas en venta se están reduciendo, poco, pero se están reduciendo. Por lo tanto, aquellas personas que estén planteándose comprar fincas rústicas para venderlas cuando pase el temporal pueden encontrarlas ahora a un precio mucho más razonable que hace unos años.
Por lo tanto, quienes se dediquen al sector inmobiliario deben saber que este es el mejor momento para invertir en fincas rústicas. Obviamente no se puede saber hacia dónde va a evolucionar el mercado en unos años (quién nos iba a decir que íbamos a estar como estamos ahora) pero las previsiones actuales lo muestran como un buen negocio.
28/01/2013El pecado comentarios
Comentarios

Los comentarios están cerrados aquí.