Invertir en Fincas Rústicas

Fincas de caza y ecologismo

Uno de los usos principales que se le suele dar a las fincas rústicas es el de su aprovechamiento para la caza. Una actividad que siempre resulta un tanto controvertida, puesto que son muchos los ecologistas que no están de acuerdo con ella, al menos con el hecho de que se cacen animales como deporte y no como forma de obtener alimento.

Sin embago, el uso de las fincas rústicas como lugar en el que cazar está un poco más aceptado por aquellos cuya prioridad es el cuidado de la naturaleza y la salvación de los animales. Y es que años atrás, antes de que empezaran a ponerse fincas en venta con esta finalidad, el campo era totalmente libre, y cualquier aficionado podía dedicarse a cazar en cualquier lugar sin necesidad de pedir ningún tipo de permiso. Y esto sí que suponía un verdadero problema para los ecologistas, ya que al no haber un control de cuáles eran los lugares en los que se podía cazar y de las especies que había en ellos era fácil que se acabara con individuos de especies protegidas.

Por ello, como una forma de aumentar el control sobre los animales que se cazaban y los que no, empezaron a colocarse carteles de «vendo finca» en zonas destinadas a tal finalidad.

Esto no quiere decir que se haya acabado con la polémica acerca de la caza, pues sigue habiendo colectivos animalistas que se encuentran en contra de las matanzas de animales como deporte en todas sus manifestaciones. Pero ningún ecologista negará que es preferible que se cace en fincas rústicas en las que se sabe lo que hay y qué número de ejemplares se puede matar a que se eliminen animales de forma incontrolada, con el riesgo que eso conlleva para la protección de las especies en peligro.
Por lo tanto, quienes estén empezando a mirar anunciones de fincas en venta para dedicar su terreno al mundo de la caza no deben preocuparse por las críticas de los ecologistas, ya que esta actividad es perfectamente legal cuando se realiza en cotos privados que están especialmente pensados para ello, y siempre será mejor que la caza libre.

13/11/2012 / Por / en
Caen los precios de las fincas rústicas

Muchos pensarán que, en plena crisis económica, no es el mejor momento para ponerse a mirar anuncios de «vendo finca». Sin embargo, lo cierto es que es todo lo contrario. Para aquellos que se lo puedan permitir, este es el momento ideal para comprar fincas rústicas, ya que ahora es posible adquirirlas a precios mucho más bajos que hace unos años.

El motivo es bastante sencillo: la oferta de fincas en venta ha subido mucho por las personas a las que la crisis les ha llevado a tener que deshacerse de sus terrenos, mientras que el número de compradores potenciales ha descendido porque no hay muchas personas que en la coyuntura actual puedan permitirse la compra de un terreno de estas características. Y se aplica por tanto la ley de la oferta y la demanda: si hay más fincas rústicas a vender que posibles compradores la única forma de conseguir hacer la venta es bajando los precios. Algo de lo que se pueden aprovechar aquellas personas a las que la crisis haya afectado un podo menos y tengan la posibilidad de hacer la compra.

Se trata además de una inversión bastante interesante, puesto que para los bancos las fincas rústicas siguen siendo uno de los mejores avales en el caso de que tengamos que pedir un préstamo.

Las fincas rústicas alcanzaron su máximo esplendor en lo que al mercado inmobiliario se refiere en 2008, cuando los precios de las fincas en venta eran prácticamente prohibitivos. Pero los cálculos de los analistas aseguran que en los cuatro años que han pasado desde entonces la venta de fincas ha caído casi en un 55%, lo que ha llevado a los vendedores a verse obligados a bajar los precios. Y quienes tengan la posibilidad de aprovecharlo habrán hecho una gran negocio, que antes de la crisis les hubiera salido mucho más caro.

Por lo tanto, si tener una finca en el campo para disfrutar de tu tiempo libre o empezar una nueva forma de ganarte la vida siempre ha sido tu sueño, este es el momento de empezar a mirar los carteles de «vendo finca». La crisis se acabará en algún momento (esperamos que pronto) y puede que entonces se acaba también la posibilidad de conseguirla a buen precio.

06/11/2012 / Por / en
Agricultura en fincas rústicas

En anteriores ocasiones hemos hablado en este blog de las inmensas ventajas de las fincas rústicas como un espacio para escapar del estrés de la vida en la ciudad y desconectar en contacto con la naturaleza. Pero también hay quien ve en estos terrenos algo más que un lugar de vacaciones, y que han hecho del campo su modo de vida.

Y es que las fincas rústicas son el espacio por naturaleza en el que practicar la agricultura. Algunos se plantean esta actividad de forma completamente profesional, y otros como forma de autoabastecer las necesidades de su familia o como una forma de obtener unos ingresos extra, que vienen muy bien en un momento delicado a causa de la crisis económica. Pero sean cuales sean nuestras necesidades podremos encontrar una gran cantidad de anuncios de fincas en venta que están especialmente pensadas para la plantación de diferentes especies. Eso sí, hay que tener claro que no todas las fincas rústicas son adecuadas para todos los tipos de cultivos.

Uno de los puntos que tenemos que tener en cuenta antes de mirar los carteles de «vendo finca» es su ubicación. Algunos cultivos necesitan de zonas con lluvias abundantes, mientras que otros sobreviven mejor en zonas más secas. Por tanto, a la hora de elegir nuestra finca rústica debemos pensar más en el tipo de cultivo que en la localidad en la que nos guste vivir.

El tipo de terreno también es importante. Hay muchos anuncios de fincas en venta que están destinadas a otras actividades como la ganadería, la caza o el ocio, y que no son adecuadas para el cultivo. Para estar seguros de ello lo más adecuado es solicitar un poco de asesoramiento por parte de la inmobiliaria o de algún experto en la materia.

Y por último, antes de adquirir fincas rústicas, es importante que tengamos en cuenta el tiempo que vamos a dedicar a la plantación. No es lo mismo el tipo de cultivos que debemos plantar si nos vamos a dedicar profesionalmente a la agricultura que si lo único que deseamos es plantar algunas verduras para recogerlas en nuestro tiempo libre. Un cultivo profesional siempre necesitará una finca con una extensión más grande, mientras que en uno aficionado no es posible plantar todo aquello que nos gustaría.

30/10/2012 / Por / en
Fincas en tiempos de crísis

La crisis económica ha provocado que muchos propietarios de fincas rústicas se hayan visto obligados a vender sus terrenos. Por ello, es el mejor momento para aquellos que lleven un tiempo planteándose la compra de una de estas edificaciones y hasta ahora no se hayan decidido, especialmente si sus circunstancias económicas se lo permiten.

Y es que las fincas rústicas son uno de los pocos elementos relacionados con la burbuja inmobiliaria que no ha sufrido una infravaloración en los últimos años. Esto puede parecer un problema para muchos, porque sería el indicativo de que las fincas en venta no están ahora más baratas de lo que lo estaban un tiempo atrás. Sin embargo, hay que plantearse la compra de una finca como una opción de futuro,  y el hecho de que no estén perdiendo valor quiere decir que si dentro de unos años nos planteamos colgar el cartel de «vendo finca» y deshacernos de ese terreno no habremos perdido dinero con respecto a lo que ahora podemos pagar por adquirir este tipo de construcciones.

Así, si invertimos ahora en un piso o un chalet es probable que si lo vendemos dentro de unos años de perdamos dinero, algo que no nos ocurrirá si nos decidimos por la compra de fincas rústicas.

Además, en estos momentos la oferta de fincas en venta es bastante grande. Esto quiere decir que si no nos lo planteamos sólo como inversión, sino que también pensamos en disfrutarla en nuestro tiempo libre o bien como forma de ganarlos la vida, ahora tendremos más posibilidades de encontrar una que se adapte a nuestros gustos y necesidades. Tendremos la posibilidad, por tanto, de decidir la zona o si queremos decantarnos por una finca ganadera, agrícola, de caza o de ocio, según nos convenga.

Por ello, aunque muchos piensen que a causa de la crisis no es el mejor momento, quienes quieran empezar a mirar fincas en venta tienen ante sí un gran abanico de posibilidades. Y si nos lo podemos permitir económicamente, qué mejor que tener un terreno en el campo en el que olvidarnos del estrés laboral que nos acecha en estos tiempo o bien de empezar una nueva aventura profesional relacionada con el disfrute de la naturaleza. Crisis puede significar también oportunidad.

24/10/2012 / Por / en
Comprar fincas rústicas como inversión

En artículos anteriores en este mismo blog hemos hablado de la conveniencia de disponer de fincas rústicas para tener un lugar en el que pasar las vacaciones o los fines de semana, para disfrutar de deportes como la caza o incluso como medio de vida, para aquellos que estén dispuestos a dedicarse a la agricultura o la ganadería.

Sin embargo, hay otro motivo bastante interesantes que puede llevarnos a pensar en empezar a mirar fincas en venta, y es el hecho de que se trata de una inversión de futuro. En un mundo que sufre una tremenda crisis económica de la que tiene bastante culpa la burbuja inmobiliaria, comprar una vivienda tradicional puede no resultar demasiado rentable, ya que se prevé que en los próximos años sufran un fuerte descenso en sus ventas, lo que acabará tarde o temprano que bajen los precios. Sin embargo, a día de hoy las fincas rústicas no sólo no parece que tengan la más mínima intención de bajar de precio, sino que son de las pocas inversiones que tiene posibilidades de revalorizarse.

Incluso en el caso de que en un futuro podamos necesitar pedir un préstamo, comprar fincas rústicas como inversión se convierte en un aval inmejorable para ganarnos los favores de cualquier banco.

Pero además de pensar en su posible venta en un futuro, otra razón de índole económica para ir empezando a mirar anuncios de «Vendo Finca» es la posibilidad de sacarle partido durante el tiempo que el inmueble sea de nuestra propiedad. Comenzar un negocio de agricultura o ganadería, alquilar las instalaciones para un club de caza o incluso sacarle rendimiento como casa rural son algunas opciones con las que podremos comprobar que adquirir una finca rústica puede ser una opción más que rentable.

Por lo tanto, incluso en el caso de que no seamos aficionados a irnos al campo a pasar el fin de semana, comprar fincas rústicas como inversión puede seguir siendo una buena idea. Y es que este tipo de terrenos son el lugar perfecto para emprender nuevas aventuras empresariales que nos permitan salir adelante en estos tiempos de crisis en el que obtener un trabajo por cuenta ajena es cada vez más complicado. Y si decidimos venderla más adelante, es más que probable que su valor se haya multiplicado.

¿Quieres saber el valor de un terreno, finca o casa rústica? Pincha aquí >>

15/10/2012 / Por / en