Invertir en Fincas Rústicas

Fincas rústicas: el lugar perfecto para descansar

En estos tiempos que estamos atravesando, es normal que nos sintamos agobiados por nuestra rutina diaria. La condiciones laborales de muchos están haciendo que su vida sea mucho más dura, y leer las noticias o ver los informativos no resulta para nada alentador. Por lo tanto, disponer de un lugar en el que olvidarse de todo lo negativo y dedicarse durante unos días exclusivamente a relajarse se está convirtiendo en algo fundamental. Y las fincas rústicas son el lugar perfecto para buscar tranquilidad.

La mayoría de las fincas rústicas que se pueden encontrar en nuestro país se encuentran bastante alejadas del ruido de las grandes ciudades, por lo que resultan ideales para alejarse durante unos días. Entre las actividades que se pueden realizar en ellas destacan la agricultura, la ganadería, el ocio y la caza. Si miramos anuncios de fincas en venta podremos escoger la que más se adapte a nuestros gustos tanto para visitarlas en nuestros momentos de relax como para montar allí nuestro negocio.

Otro de los rasgos detacables de las fincas rústicas es la particularidad de su infraestructura que por lo general cuenta con la utilización de madera en la mayoría de sus ambientes, como en muebles, techos, pisos, un material que da a las viviendas un aspecto muy diferente al de los edificios de las ciudades.

Las fincas rústicas son especialmente recomendadas para aquellas personas que sufren problemas de estrés. Los médicos aconsejan que cuando nos encontramos en este tipo de situaciones lo mejor es alejarnos durante unos días de nuestra rutina diaria, y aseguran que el contacto con la naturaleza resulta de lo más recomendable. Por lo tanto, si necesitamos algún lugar en el que desahogarnos y nuestra situación económica nos lo permite, mirar anuncios de “vendo finca” es una opción que deberíamos tener en cuenta.

Sin duda, las fincas rústicas son el mejor lugar para quienes deseen alejarse durante unos días del mundalan ruido.

11/02/2013 / Por / en
Invertir en fincas rústicas, ¿locura o negocio?

Nos encontramos en el que probablemente sea uno de los peores momentos de la historia para el sector inmobiliario. Los precios de las viviendas se han visto sometidos a una fuerte caída en los últimos años, desde que en 2008 estallara la crisis provocada en gran medida por la burbuja inmobiliaria. Por ello, es fácil que muchos de los que hace unos años se hubieran planteado seriamente empezar a mirar anuncios de fincas en venta como inversión ahora tengan la sensación de que no es el momento.

De hecho, a todo aquel que en estos momento se le ocurra decir que está pensando en invertir en fincas rústicas probablemente le hayan tachado de loco. El mercado inmobiliario, que hace unos años era uno de los principales movimientos económicos del país, actualmente es uno de los sectores que se encuentran más parados a causa de la crisis.

Pero el medio de toda esta locura, el valor de las fincas rústicas ha descendido apenas un 7%, dicho de otra forma: los precios de las fincas en venta han bajado la cuarta parte que los de los pisos

Una de las ventajas de invertir en fincas rústicas es que es un mercado que aún se mantiene activo, por lo que tanto la oferta como la demanda de fincas en venta aún es importante.

La gran variedad de fincas rústicas que se pueden encontrar en nuestro país, así como sus precios, son dos atractivos bastante importantes para empezar a mirar anuncios de “vendo finca”.

Podríamos plantearnos la compra de fincas rústicas con diferentes fines, que van desde tener una segunda vivienda para descansar el fin de semana a la especulación pura y dura que predominaba hace unos años.

Hay fincas rústicas de todos los tamaños y precios, llegando a alcanzar, en ocasiones, precios de más de 10 y 15 millones de euros. Invertir en fincas rústicas ahora puede ser toda una aventura, pero también un negocio redondo.

¿Quieres saber el valor de un terreno, finca o casa rústica? Pincha aquí >>

04/02/2013 / Por / en
Fincas rústicas como inversión para esquivar la crisis
Durante años, invertir en el sector inmobiliario podía ser sinónimo de éxito. Comprar casas o fincas rústicas y venderlas un par de años más tarde podía hacer al inversor ganar incluso varios millones de pesetas. Pero llego la burbuja inmobiliaria y con ella la crisis y pretender hacer negocio en este sector es prácticamente asegurarse la ruina.
 En los últimos años, los precios de las viviendas han caído de media un 31%, lo que nos ayuda a hacernos una idea de la precaria situación en la que está inmerso el sector inmobiliario.Sin embargo, no todo son nubes negras. El único resplandor que se puede encontrar en el mundo inmobiliario tiene que ver con las fincas rústicas. Y es que, según el último informe de Tecnocasa del que ya hemos hablado en algunas entradas anteriores del blog, los precios de las fincas en venta únicamente se han reducido un 7%.
Por lo tanto, aquellos inversores que se dedicaban de forma prácticamente profesional al sector inmobiliario y estos años se han visto abocados al fracaso de sus negocios a causa de la crisis pueden encontrar la solución empezando a mirar los anuncios de “vendo finca”. Obviamente no se trata de ninguna solución mágica, la crisis está ahí para todos y no por entrar en el negocio de las fincas rústicas se va a salir de ella. Pero sí es cierto que dentro de la ruina inmobiliaria este tipo de inmuebles está aguantando mucho mejor el tipo.
Además también hay que tener en cuenta que los precios de las fincas en venta se están reduciendo, poco, pero se están reduciendo. Por lo tanto, aquellas personas que estén planteándose comprar fincas rústicas para venderlas cuando pase el temporal pueden encontrarlas ahora a un precio mucho más razonable que hace unos años.
Por lo tanto, quienes se dediquen al sector inmobiliario deben saber que este es el mejor momento para invertir en fincas rústicas. Obviamente no se puede saber hacia dónde va a evolucionar el mercado en unos años (quién nos iba a decir que íbamos a estar como estamos ahora) pero las previsiones actuales lo muestran como un buen negocio.
28/01/2013 / Por / en
Fincas rústicas de caza en España

Uno de los usos más comunes de las fincas rústicas en España es el de la caza. Y a lo largo de nuestro país existen diferentes lugares en los que se puede practicar este deporte.

Pero hay que saber que no todas las fincas rústicas pueden usarse para cazar, cada una posee distintas características y condiciones legales.

Para que nuestras fincas rústicas estén adaptadas para cazar es importante que nos aseguremos de que no estemos en zona protegida y que contemos con todas las licencias necesarias.

Un coto de caza es una finca rústica que puede usarse para la caza cinegética.  En la elección de estas fincas de caza debemos tener en cuenta: ubicación geográfica, si el mismo ofrece un guía o encargado, animales que podremos cazar, y servicios como traslados, comodidades y tipo de alojamiento, además de si disponen o no de préstamo de armas.

Para que las fincas rústicas se consideren cotos de caza menor deben contar con una superficie de 250 hectáreas. Las especies con mayor captura durante última temporada fueron pequeñas aves, conejos y liebres.

Los cotos de caza mayor suelen estar en fincas rústicas de más de 500 hectáreas. Las especies más elegidas son los venados, corzos o jabalíes.

Las fincas rústicas dedicadas a la caza deportiva no necesitan tener unas dimensiones obligadas.

En las fincas rústicas de caza hay que tener muy en cuenta las vedas, estas son prohibiciones para cazar o pescar en determinadas épocas del año, o de técnicas de caza a utilizar. Si no se respetan podemos exponernos a multas bastante cuantiosas.

Además de en  caza mayor y menor, los cotos de caza se dividen en tres tipos:

– Privados: son fincas destinadas a la cinegética por parte de sus titulares. Pueden ser con o sin ánimo de lucro

– Intensivos: se centran en la cinegética, pero por sueltas de animales criados en granjas cinegéticas por periodos. A veces son fincas rústicas donde las especies son repobladas.

-Cotos sociales: son las fincas rústicas que pertenecesn a asociaciones deportivas que se dedican a la caza, que están dedicadas fundamentalmente a la caza cinegética.

21/01/2013 / Por / en
Bajan los precios de las fincas rústicas

Muchos pensarán que, ahora que estamos atravesando una situación de una tremenda crisis económica, no es el mejor momento para empezar a pensar en fincas en venta. Sin embargo, para quienes se lo puedan permitir es justamente lo contrario, ya que los precios de las fincas rústicas están bajando considerablemente en los últimos años.


El precio medio de las fincas rústicas en España ha caído un 7 % en los últimos cinco años, una bajada considerable aunque mucho menor que la que han experimentado los pisos, según revela un informe de la empresa de Tasación Tecnitasa.

Así, podríamos decir que por una parte las fincas en venta están ahora a un precio menor que el de hace cinco años, pero también que la crisis inmobiliaria está afectando a las fincas rústicas en menor medida de la que lo que lo está haciendo a otros tipos de inmuebles. La caída del mercado de las fincas rústicas está muy por detrás de la de otros inmuebles, por lo que en el caso de que dentro de un tiempo nos decidamos a venderla no nos encontraremos con los problemas que tienen ahora los que compraron pisos como inversión.

En cuanto a las causas de esta situación, el informe resalta que el descenso en el precio de las fincas rústicas fue menor porque la subida previa también lo fue “al estar expuestas a una menor especulación”.

El único problema con el que pueden encontrarse quienes estén empezando ahora a mirar carteles de “vendo finca” para lanzarse a comprar fincas rústicas es que el acceso a los créditos de los bancos está igual de complicado sea cual sea el tipo de inmueble que se desee adquirir. Sin embargo, aquellas personas que tengan unos ahorros que querían invertir en inmueble pero que de pronto se han encontrado con esta terrible crisis podrán encontrar en las fincas rústicas la solución a su problema.

Entre las conclusiones del estudio se abunda en la “inmensa heterogeneidad” de precios de este tipo de suelo, mucho más caros en zonas como Andalucía que en áreas como Aragón.

14/01/2013 / Por / en
La caza puede ayudar a proteger a las especies

Ya hemos señalado en alguna ocasión anterior en este blog como uno de los usos fundamentales que podemos dar a las fincas rústicas es su uso para la caza. Una actividad que para muchos es un gran placer con el que disfrutar de la naturaleza mientras que otros la ven como un serio problema para el medio ambiente. Pero los últimos estudios que se han realizado al respecto aseguran que ir a cazar a fincas rústicas no sólo no acaba con las especies protegidas, sino que incluso puede ayudar a mantenerlas.

Un tema que hasta ahora se había visto como un enemigo del lince ibérico era la caza, pero recientes estudios han comprobado que puede llegar a ser incluso una ventaja.

Obviamente, para que las fincas rústicas de caza sean una verdadera ayuda para la protección del lice es imprescindible que tanto los que se decidan a comprar fincas en venta con este fin como aquellos que vayan allí a practicar su deporte favorito tengan en cuenta una serie de reglas fundamentales. La primera está clara: no cazar nunca a un lince ibérico. Y la segunda es no cazar tampoco a aquellos animales que forman parte de la dieta habitual del lince, como es el caso de los conejos. Pero siempre y cuando se cumplan estas dos normas en las fincas rústicas el lince estará siempre mucho más protegido. Especialmente porque en este tipo de lugares siempre hay un dueño que se encarga de que se cumplan una serie de normas básicas, lo que evita los problemas provocados por la aparición de cazadores furtivos.

Muchos de los responsables de fincas rústicas están estudiando que este tipo de acciones para proteger a determinadas especies con el respeto de los cazadores pueden extenderse más allá del lince. El lobo ibérico es una de las especies para las que también se podrían establecer acciones de protección en aquellos lugares en los que se suele cazar. Así que los intentos de proteger el medio ambiente no deben convertirse en algo que nos quite las ganas de empezar a mirar anuncios de “vendo finca”.

08/01/2013 / Por / en
La belleza de las fincas rústicas en España

En plena crisis económica como la que estamos atravesando en la actualidad, muchas personas no pueden permitirse ni siquiera el pensar en la compra de fincas rústicas para pasar unos días libres. Pero también hay quienes sí que están en condiciones de empezar a mirar anuncios de fincas en venta, y esa es la mejor manera de relajarse ante el estrés que supone pasar horas y horas en el trabajo en un ambiente que, dada la coyuntura económica, a menudo dista mucho de ser el que todos deseamos.

Imaginar fincas fústicas es imaginar lugares diferentes, donde pueda ver la luz natural en contacto con los árboles que lo rodean, sentado en una sala amplia con piso de madera y paredes con aroma a caoba, hermosas columnas talladas, escaleras de ensueño, un jardín en el que corran los niños, un espectacular comedor que da hacia la parte trasera con una mampara de amplias lunas, viendo como disfruta toda la familia, esta es una experiencia que para muchos podría parecerles una escena sacada de una película de esas que tienen un final feliz, pero sólo es un ejemplo de lo que podremos disfrutar si nos decidimos a comprar o alquilar fincas rústicas.
Las fincas rústicas en España se han convertido en esos pequeños oasis en los que alejarse del clima de pesimismo que inunda nuestra sociedad, para dedicarnos únicamente a disfrutar del espectáculo que nos ofrece la naturaleza. La mayoría de las fincas en venta están alejadas tanto de la carretera como de las grandes áreas urbanas, de manera que quienes se dedican a mirar anuncios de “vendo finca” puedan encontrar en ellas la tranquilidad necesaria para disfrutar de su tiempo libre.
Eso sí, es importante que si nos hemos decidido por comprar fincas rústicas o al menos empecemos a mirar anuncios de fincas en venta tengamos en cuenta que es importante que los accesos sean sencillos para que en el caso de que podamos tener alguna emergencia podamos ser atendidos sin ningún tipo de problemas.
02/01/2013 / Por / en
Las fincas rústicas aguantan mejor la crisis que las viviendas
La crisis ha hecho descender los precios de todos los inmuebles, pero las fincas rústicas han aguantado mejor el temporal que las vivendas, aunque no de igual manera en todo el territorio nacional.
De este modo, en Andalucía se pueden encontrar anuncios de fincas en venta con precios que va desde los 9.000 euros por hectárea hasta los 48.000 dependiendo del tipo de vivienda.
En Castilla León hay una gran diversidad, pudiéndose encontrar cultivos en rueda entre 20.000 y 60.000€ y en ribera del duero entre 40.000 y 60.000€/ha

La Comunindad Valenciana es una de las que tiene precios más altos en las fincas rústicas, llegando en casos excepcionales hasta los 160.000€/ha., aunque los precios de cultivos de almendros son un poco más bajos.

En Aragón hay fincas en venta montañosas con unos precios bastante buenos, mientras que en los terrenos de secano destinados a extensivos de cereales, forrajes, almendros y viñedos los precios varían entre 2.500 y 9.000€/ha. Los de regadío se quedan un poco en un término medio.

En Murcia los precios de las fincas rústicas dependen mucho de su ubicación y su tipo exacto, aunque habitualmente suelen estar entre los 20.000 y los 40.000 euros por hectárea.

En Galicia lo más habitual son las fincas ganaderas, con precios en torno a los 10.000 euros/ha. en aprovechamiento forestal los precios oscilan entre 10.000 y 60.000€/ha, aunque las fincas en venta cercanas a pequeñas poblaciones son habitualmente más caras.

En territorio extremeño, las dehesas extendidas por toda la región para aprovechamiento ganadero, los precios medios oscilan entre los 5.000 y 10.000€/ha. En los cultivos de regadío el precio depende mucho de su ubicación exacta, en regadíos del alagón destinados a praderas artificiales y maíz encontramos precios entre 7.000 y 15.000€/ha., mientras que las fincas rústicas destinadas al cultivo de cerezas en el Valle del Jerte suben muchísimo.

Pero en Extremadura destaca especialmente su zona agraria, las vegas del guadiana, cuyos cultivos son el cereal de primavera (maíz y arroz), frutícolas y hortícolas como el tomate, con precios entre 12.000 y 38.000 euros.

En Cataluña, las fincas rústicas más demandadas son las destinadas a la agritultura de regadío como el arroz o los frutales, con precios que raramente están por debajo de los 20.000 euros por hectárea.

26/12/2012 / Por / en
Fincas rústicas de lujo

Fincas rústicas de lujo

Ya hemos hablado en otras ocasiones en este blog del placer que puede suponer disponer de fincas rústicas en la que pasar unos días para alejarse del estrés de la vida cotidianta. Pero esta sensación de relajación es mucho mayor si se puede disfrutar de unas instalaciones de lujo, en las que se disfrute de todas las comodidades sin renunciar al contacto con la naturaleza.

Y es que si nos dedicamos a consultar los anuncios de fincas en venta podemos dividirlas en tres categorías: las que cuentan sólo de un terreno, como mucho con alguna pequeña construcción, las que disponen de una vivienda con lo básico para escaparse un par de días y las que tiene todas las comodidades para que el tiempo que se pase en la casa de campo sea todo un lujo. Estas fincas rústicas suelen ser las más caras, pero también las que permiten disfrutar en mayor medida de la vida en plena naturaleza.

Entre los anuncios de “vendo finca de lujo” es posible encontrar todos los estilos, desde los tradicionales cortijos andaluces hasta las masías catalanas, pasando por verdaderas mansiones que escapan de los barrios residenciales para ofrecer a sus habitantes un contacto total con la naturaleza. Todo para que cada persona pueda encontrar la vivienda que mejos se adapte a sus gustos y necesidades.

Muchas de las fincas rústicas de lujo que existen en nuestro país son propiedad de grandes fortunas extranjeras, que eligen España como el destino ideal para pasar su vacaciones o sus años de jubilación debido a su clima soleado que se convierte en perfecto para disfrutar al máximo de la vida en la naturaleza. Pero cada vez es más común que españoles que se lo puedan permitir se decidan a comprar algunas de estas estancias que permiten aunar lujo y naturaleza sin que ninguno de los dos ámbitos se vea resentido.

Es cierto que las fincas rústicas de lujo no son baratas, pero también lo es que a causa de la crisis económica cada vez hay más fincas en venta y menos compradores, por lo que la ley de la oferta y la demanda ha hecho que los precios bajen considerablemente, por lo que para aquellos que se lo puedan permitir es el momento de lanzarse a la compra.

 

17/12/2012 / Por / en
Fincas rústicas como lugar para la celebración de eventos

Las fincas rústicas pueden ser el lugar ideal para pasar unos días desconectando del estrés de la vida diaria o para dedicarse a actividades como la agricultura, la ganadería, la casa o incluso el turismo. Pero también son el entorno ideal para acoger eventos como bodas, bautizos, comuniones o reuniones familiares o profesionales de cualquier tipo.

Obviamente, nadie va a empezar a mirar anuncios de fincas en venta únicamente para celebrar allí una boda. Para este tipo de eventos, lo más habitual es alquilar el lugar en la fecha en la que vaya a tener lugar la celebración. Pero esto significa que aquellos que estén comenzando a buscar carteles de “vendo finca” tienen una oportunidad de negocio excelente, puesto que son muchas las parejas que deciden celebrar su enlace en plena naturaleza. Para otro tipo de celebraciones también se recurre a las fincas rústicas con frecuencia, pero lo cierto es que son las bodas las más habituales. Pero aunque parezca que los jóvenes cada vez se casan menos, lo cierto es que este es un negocio que mueve cada vez más dinero.

Eso sí, las fincas rústicas que vayan a dedicarse a la celebración de eventos deben estar preparadas para ello, contando con un restaurante o un lugar en el que realizar el servicio de catering.

Además, es muy importante el tema de las licencias. Existen muchas fincas rústicas que se lanzan a celebrar bodas sin tener los permisos necesarios para ello, y en el caso de que se “descubra el pastel” pueden encontrarse con problemas muy serios. Para empezar, habrán arruinado el día más feliz de su vida a una pareja que se casa con toda la ilusión del mundo. Y luego los dueños de la finca tendrán que enfrentarse a problemas legales, que pueden conllevarle multas o incluso el cierre del negocio.

Pero si las cosas se hacen bien, las fincas rústicas preparadas para la organización de eventos pueden ser un negocio bastante rentable, ya que a pesar de la crisis todo el mundo quiere brillar en este tipo de citas. Y además, quienes tengan un lugar de este tipo dispondrán también del sitio perfecto para la celebración de sus propios eventos.

10/12/2012 / Por / en